CLAVES PARA UNA ÓPTIMA FINANCIACIÓN DE NUESTRA EMPRESA

En el artículo de hoy vamos a hablar de un tema que siempre está de actualidad, como es la financiación a empresas. En el contexto económico en el que vivimos, los créditos a empresas son más necesarios que nunca, ya que permiten conseguir una solidez financiera que en muchos casos es fundamental para un correcto funcionamiento de la empresa.
Dado lo relevante que es este tema, vamos a intentar explicar brevemente algunas consideraciones que hay que tener en cuenta para lograr una óptima financiación de nuestra empresa:

  • Elegir la modalidad de préstamo más adecuado según su finalidad:

En la financiación a empresas, hay que tener clara la finalidad a la que se va a destinar el préstamo, para ver la mejor forma para nuestra financiación. Por ejemplo, si la financiación va destinada a cubrir necesidades puntuales, nos puede interesar más una línea de crédito, ya que pagaremos intereses únicamente por las cantidades que dispongamos de la línea de crédito, por lo que de esta manera tendremos un coste financiero menor ya que pagaremos menos intereses que con un préstamo al uso.
Sin embargo, si la finalidad del préstamo es, por ejemplo, la adquisición de un bien inmueble o maquinaria pesada, tendremos que pedir el préstamo convencional o un préstamo hipotecario, de los que pagaremos intereses sobre el total de capital principal que nos concedan, con lo que el coste financiero será mayor que en el caso anterior ya que pagaremos más intereses.

  • Comparar las condiciones de financiación empresarial en varias entidades:

Hoy en día la financiación a empresas nos ofrece un abanico muy amplio de posibilidades, ya que a las propias entidades les suele interesar formalizar créditos a empresas, porque les suele dar una buena rentabilidad. En este contexto, las entidades se encuentran en un entorno muy competitivo, en el que intentan ofrecer mejores condiciones que su competencia para financiar el mayor número de empresas posible. Dada esta situación, nos interesa pedir varias ofertas de préstamo en múltiples entidades de crédito, para poder comparar y quedarnos con la que nos ofrezca las mejores condiciones financieras.
Además de fijarnos en que las condiciones financieras sean lo mejor posible, también es interesante fijarnos en otros aspectos como puede ser que no nos obliguen a contratar productos adicionales como pueden ser los seguros, que nos ofrezcan el plazo de amortización más amplio, etc.

  • Considerar la opción de realizar una refinanciación de deuda empresarial:

Si nuestra empresa ya tiene previamente concedidos préstamos y créditos a empresa, y vemos que la carga de pagar mensualmente las cuotas es elevada, siempre es interesante estudiar la opción de ver si sería posible hacer una refinanciación de deuda, ya que si sale adelante, pagaremos una única cuota mensual eso si posiblemente a un plazo mayor, con lo que nuestros pagos mensuales se verán reducidos considerablemente, pudiendo además destinar ese ahorro mensual a otras finalidades empresariales.

  • Analizar si mi empresa se puede encontrar en archivos de impagados:

Puede darse el caso de que, por algún problema puntual, nuestra empresa se encuentre en archivos de morosidad, lo cual dificulta la financiación a empresas.
Si nuestra empresa necesita la financiación, debemos plantearnos intentar salir de este tipo de archivos.

La manera más habitual de salir de estos archivos, es pagar la cantidad que nos reclaman y por la que nos incluyeron en estos archivos, y a continuación y muy importante, que nos den una carta de pago como que hemos liquidado esa deuda, para que posteriormente con esa carta de pago solicitar, tanto a la empresa impagada que nos incluyó en esos archivos como a la empresa propietaria de esos archivos de impagados, que a la mayor brevedad nos saquen de los ficheros de morosidad.

También una opción es pedir asesoramiento legal, ya que reuniendo una serie de requisitos, legalmente puede existir la posibilidad de solicitar que nos saquen de estos archivos de morosidad, y de hecho que se vean obligados a sacarnos de estos archivos de impagados.

Una vez estemos fuera de estos registros de morosidad, ya sea por una u otra vía, nos será más fácil solicitar financiación para nuestra empresa.

  • Estudiar nuevas vías de financiación alternativa a la financiación bancaria tradicional:

Os animamos a estudiar la posibilidad de solicitar financiación alternativa a la financiación bancaria tradicional, como pueden ser las plataformas de Crowdlending.
A nosotros, para financiación a empresas (y también para particulares), nos parece una muy buena opción, ya que además dependiendo de la plataforma de Crowdlending, cuentan con ventajas que los bancos tradicionales no tienen, como pueden ser:
No te obligan a contratar productos vinculados como pueden ser los seguros, condiciones financieras muy interesantes, etc.